Relación entre la pedagogía de la abundancia y la evaluación “peer to peer”.

Índice

1.- Introducción

2.- Marco teórico

2.1 Pedagogía de la abundancia

2.2 Evaluación “peer to peer” en la educación abierta

2.3 Relación entre ambos modelos

3.- Conclusiones

4.- Bibliografía

————————————0————————————–

1.- Introducción

El desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, han acelerado numerosos cambios hasta ahora impensables dentro de nuestra sociedad actual. Internet ofrece el caldo de cultivo perfecto para que surjan multitud de proyectos, ideas, información o conocimientos donde se les pueden dar difusión y tienen la capacidad de aunar distintas sensibilidades.

La relación entre internet y la sociedad de la información no responde a dos entes separados que se retroalimentan en cierto momento y crean un nuevo espacio momentáneo sino que “la Sociedad de la Información es una sociedad en la que una nueva lógica, la del informacionalismo, impregna toda la sociedad desde las relaciones de producción hasta los movimientos sociales y políticos” (Aibar, 2008:13). Por ello, el proceso de enseñanza-aprendizaje se ve ampliamente revisado y reformulado gracias a esta relación.

La importancia de internet es tal que Castell (2000:13) no duda en afirmar que “Internet es la sociedad, expresa los procesos sociales, los intereses sociales, los valores sociales, las instituciones sociales”. Sin duda alguna, la aparición de internet ha revolucionado nuestra manera de comunicarnos, de expresarnos, de sociabilizarnos y también, la manera de aprender y enseñar.

Las referencias bibliográficas, tratan de mostrar los conocimientos adquiridos a lo largo de esta actividad. Además, a modo de cierre, se destacarán los puntos principales del ensayo en la conclusión, para tratar de dar una visión general de todo el bloque.

2.- Marco teórico

2.1.- Pedagogía de la abundancia

Hasta ahora, los modelos pedagógicos se han basado en la escasez, es decir, en una gran dificultad para acceder a contenidos, información, temarios, libros, artículos e incluso colaboraciones.

Para entender este modelo pedagógico, debemos entender que la sociedad, a través de las tecnologías de la información y la comunicación, ha cambiado.  Ahora, gracias a la digitalización, tenemos acceso inmediato e ilimitado a la información que queramos y además, podemos ser parte de ella.

Además para comprender el alcance de  esta teoría, en primer lugar, hay que tener cuenta la teoría conectivista de Siemens (2004), la cual, surge como alternativa al cognitivismo, constructivismo y conductismo, y  nos da una mirada hacia las habilidades de aprendizaje y las tareas necesarias para que los aprendizajes florezcan en la era digital. La función de mayor importancia es la de distinguir la información relevante de la que no lo es, lo cuál sería fundamental en una pedagogía basada en la abundancia de contenidos e información. Además el conectivismo, ve el aprendizaje como un conocimiento aplicable enfocado a conectar la información en redes.

Una vez tenemos claros algunos conceptos, se entiende que la pedagogía de la abundancia trata el aprendizaje en base a multitud de recursos e información con el objetivo de saber interpretar, discernir y distinguir la información idónea de la irrelevante. El aprendizaje puede basarse en un problema y en la búsqueda de respuesta en el mar de conocimientos. Al igual que el conectivismo, el alumno es centro del proceso enseñanza-aprendizaje donde la interacción social es definitiva a la hora del éxito del modelo.

2.2.- Evaluación  “peer to peer” en la educación abierta

De nuevo, como consecuencia de la era digital en esta sociedad de la información surgen modelos y referentes pedagógicos nuevos que pueden llevar a romper con la idea de la escuela tradicional. En este caso, se trata de un sistema o método de evaluación por pares (entre iguales) como opción posible para obtener una acreditación. Internet y su interconexión entre redes cuenta con multitud de herramientas útiles para llevar esto a cabo y que sea posible.

El objetivo es que el reconocimiento y la evaluación entre compañeros e iguales pueden llegar a obtener el mismo reconocimiento que el que se obtiene en la educación reglada. En la educación abierta pierde en cierto modo el sentido del profesor como único referente de conocimiento y evaluador y deja paso a nuevas fórmulas en las que el alumno pasa a ser el centro, el cual, debe controlar y llegar a la resolución de los problemas. Tal y como proponía Vygotsky (1978) “se  asume que el individuo tiene la necesidad de actuar de manera eficaz y con independencia y de tener la capacidad para desarrollar un estado mental de funcionamiento superior cuando interacciona con la cultura (igual que cuando interacciona con otras personas). El individuo tiene un papel activo en el proceso de aprendizaje pero no actúa solo”. Por lo que el alumnado actual debe contar con una guía en el proceso pero ya no sirve la figura del docente como centro del proceso enseñanza-aprendizaje.

 2.3.- Relación entre ambos modelos

El potencial que subyace de una posible unión de modelos o de una relación interpositiva entre ellos, lleva a pensar que el hecho resultante conllevaría grandes beneficios para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Esto, no excluye a teorías como el conectivismo de Siemens sino que aprovechan su literatura para impulsar los cambios necesarios que se necesita en la actualidad.

Algo muy importante que debemos tener en cuenta es que la educación no puede ser la misma que en las etapas manufacturera y fordista, sino que en esta era de la información, la diferencia estará precisamente en “la capacidad de dirimir y manejar esa información” La cuestión no es por tanto, manejar información sin parar, más bien “saber orientarse entre ella. Y lo que distingue al conocimiento científico de ambos es la capacidad de reflexionar críticamente, de ir más allá de ella” (Enguita, 2002:43). Aquí precisamente se encuentra la relevancia de formarse en la abundancia donde entre pares podamos crear conocimientos y evaluarlos.

El propio modelo conectivista ya entendía que la manera de evaluar se debía basar en la autoevaluación, coevaluación y la evaluación del docente o expertos y además añade que la evaluación no solo se puede hacer en base a objetivos sino también a las capacidades de cada persona. En este terreno se pondría de relieve la teoría de Ausubel con respecto al aprendizaje significativo, comprendiendo que los conocimientos previos del alumno juegan un papel fundamental en la nueva adquisición de información. Por ello, es necesario relacionar los nuevos conocimientos con los previos, perfectamente viable dentro de una línea pedagógica abierta, basada en la abundancia y cuya evaluación pueda realizarse entre pares.

Por último, un aspecto que ronda ambas teorías es la conexión, la creación de redes y el aspecto social al que elude Vygotsky en múltiples escritos. Previo a la era digital, Kaplún ya entendía que “una educación grupal es aquella que apuesta por el grupo  y por su capacidad autogestionaria […] Un grupo de aprendizaje es una escuela práctica de cooperación y solidaridad” (1998:74). Por tanto, es en el grupo, en la unión social y la creación entre redes donde reside el éxito de estas nuevas teorías de enseñanza-aprendizaje, una especie de aprendizaje colaborativo donde la evaluación es realizada entre pares y con una abundancia de contenidos donde rebuscar para hallar la solución. En la sociedad del conocimiento “el aprendizaje colaborativo resulta esencial para los entornos virtuales porque supone una construcción activa del conocimiento” (Osuna, 2014:102).

Conclusiones

Si nos paramos a observar el devenir de los acontecimientos, podemos comprobar el gran avance y amplio desarrollo en materia de nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, al que hemos podido asistir en los últimos años. Especialmente si buscamos una relación directa entre internet y la multitud de oportunidades educativas que han ido surgiendo de esta unión.

Los nuevos escenarios virtuales que se han ido creando a partir de la implantación de internet, suponen una nueva manera de entender la enseñanza que hasta entonces no podíamos ni imaginar. La sociedad ha cambiado, las tecnologías no paran de evolucionar y lo nuevo hoy, es pasado mañana. Pero hay algo que está claro, internet ha llegado para quedarse y ha tambaleado en cierto modo todo el panorama de la escuela tradicional. En esta nueva sociedad ya no entendemos la enseñanza sin el uso de las nuevas tecnologías, sin internet y sin las conexiones que en ellas se crean.

De esta manera, surgen modelos pedagógicos basados en las nuevas herramientas y en las interconexiones que se crean. La relación entre una pedagogía de la abundancia y una enseñanza basada en la evaluación entre pares es alta ya que entre ambas teorías se crea una simbiosis en la que las dos se llaman para confluir. En la era digital, todo esto es posible y necesario. La creación de conexiones al estilo conectivista, con multitud de recursos sobre los que discernir lo primordial y que entre iguales se produzca ese deseado proceso de enseñanza aprendizaje. Quizás este sea el futuro cercano o tal vez, es ya el presente y para otros, puede que sea una utopía.

Decía el cineasta, Fernando Birri, que “la utopía está en el horizonte. Si andas 10 pasos, el horizonte se aleja 10 pasos. Si andas veinte pasos, se aleja veinte. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para caminar”. Quizás, el modelo pedagógico perfecto es una utopía, que está en el horizonte al que nunca llegaremos pero nos sirve para andar continuamente y progresar en la mejora del proceso enseñanza-aprendizaje.

Bibliografía

  • Aibar, E. (2008). Las culturas de Internet: la configuración sociotécnica de la red de redes. Revista iberoamericana de ciencia tecnología y sociedad, 4(11), 9-21.
  • Ausubel, D., Novack, J. y Hanesian, H. (1983). Psicología Educativa. México: Trillas.
  • Castells, M. (2000). La Sociedad Red. Madrid: Alianza.
  • Enguita, F. (2002). Educar en tiempos inciertos. Madrid: Ediciones Morata SL.
  • Ibarra, M., Rodríguez Gómez, G., y Gómez Ruiz, M. (2012). La evaluación entre iguales: beneficios y estrategias para su práctica en la universidad. Madrid: Ministerio de Educación.
  • Kaplún, M. (1998). Una pedagogía de la comunicación (Vol. 10). Madrid: Ediciones de la Torre.
  • Osuna, S. (2014). Escenarios virtuales educomunicativos. Barcelona: Icaria.
  • Vygotsky, L. (1978).  La mente en la sociedad: el desarrollo de las funciones psicológicas superiores. Cambridge: Harvard University Press.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s